Colegiata de Santa Juliana Santillana del Mar

COLEGIATA DE SANTA JULIANA SANTILLANA DEL MAR

Santillana del Mar, la villa ¨de las tres mentiras”, porque no es santa, ni llana, ni tiene mar, es un lugar único en el que alojarte en tu visita a Cantabria. Con sus calles empedradas, la increíble colegiata de Santa Juliana y la cercanía a las históricas Cuevas de Altamira, es una villa que no deja indiferente a nadie que la visita.

Es de hecho la Colegiata de Santa Juliana, la razón del origen de esta villa, como puedes leer más en detalle en la guía Explora Playa Santillana del Mar Información Práctica

Es uno de los principales ejemplos del románico en Cantabria, y su construcción original se remonta al siglo XII. Es considerada como Monumento Nacional de España desde 1889, debido a su importante valor histórico y artístico.

Santa Juliana, según cuenta la historia, fue una mártir en la actual Turquía, en aquel momento Asia Menor, que fue asesinada durante las persecuciones del emperador Diocleciano. En esta época el imperio romano, ya en Oriente, estaba dirigido por una tetrarquía, es decir, cuatro emperadores: Diocleciano, Maximiano, Galerio y Constancio.

Bajo la dirección de Diocleciano, a principios del siglo IV, tuvo lugar la conocida como “Gran Persecución”, ya que fue una de las más sangrientas persecuciones a los cristianos en el imperio romano, y es la época en la que se cree que fue asesinada Santa Juliana. Ni que decir tiene que fue un auténtico fracaso, ya que el cristianismo se extendió de tal forma, que para el 313 se firmó el Edicto de Milán, que establecía la libertad de religión en el imperio.

Unos monjes peregrinos, traerían los restos de Santa Juliana al norte de España, a territorios del Reino de Asturias en torno al siglo VIII o IX. Se van a asentar en las actuales tierras de Santillana del Mar, donde crearan un pequeño templo para venerarlas y un cenobio. Aunque, al igual que ocurre con muchas de las reliquias de la Edad Media, no es el único lugar donde se dice tener los restos de la santa. Sino que también se cree que, tras la construcción de un templo para venerar sus restos en Pozzuoli, Campania, y la posterior destrucción por parte de los lombardos, los restos fueron trasladados a Nápoles, donde actualmente se veneran.

Lo cierto es que, a raíz de la creación del templo inicial y del monasterio de los monjes, una muy prematura Santillana del Mar, comienza a crecer. Y es que, a partir de finales del X, gracias a las donaciones de los fieles, las ayudas de la monarquía y el ser lugar de paso en los peregrinos que iban a Santiago por su ramal del norte, el monasterio y la villa estaban ya consolidados. Para 1045, Fernando I de Castilla, da al abad de Santa Juliana el poder sobre la villa y sus posesiones, y muy posiblemente, la abadía pasa a ser Colegiata. En 1209, Alfonso VIII, con un nuevo fuero, da a Santillana del Mar, el estatuto de villa.

El templo que podemos ver actualmente, con algunos añadidos y reformas, es construido en época románica, sustituyendo al primitivo. Junto a la iglesia se encuentra el increíble claustro, y algunas dependencias del monasterio. En planta, es un templo de tres naves, con la central más alta y ancha. En la cabecera, hay tres ábsides, el central más marcado.

Si quieres saber más sobre esta hermosa villa cántabra, visita nuestra guía Explora Playa Santillana del Mar

A los lados del ábside, encontramos dos estancias: una sacristía y una capilla posterior, de estilo gótico. A los pies, una torre, y sobre el crucero, un hermoso cimborrio. La entrada principal de este templo se encuentra en uno de sus laterales, creando una plaza, que está cerrada por uno de sus lados por la casa del abad. En el otro lateral, el claustro y las dependencias del monasterio.

Subiendo una escalinata tenemos el atrio, o patio de acceso, que antiguamente era un cementerio, y la puerta a la iglesia. La portada principal, por la que accedemos a la iglesia, es románica y representa al Pantocrátor, los apóstoles y, en la parte superior con una hornacina, una imagen de Santa Juliana. Una de las imágenes más recurrentes de Santa Juliana es con el demonio, como aparece en la portada de Santillana del Mar. Según la historia, antes de ser asesinada, Juliana estuvo encarcelada, y en este tiempo, el diablo se le aparecía, para persuadirla. El tema de la lucha de Santa Juliana con el diablo, es un tema muy recurrido en la Edad Media.

La puerta está enmarcada por unas arquivoltas apoyadas sobre unas pequeñas columnas. El remate triangular, es posterior al original, que era un alero sobre canecillos. A la derecha vemos una torre circular adosada al muro, que era el antiguo campanario.

Una vez entramos, el templo tiene una decoración bastante austera, destacando los capiteles de las columnas. Estas columnas se encuentran en los arcos que separan las naves laterales de la central, y te recomendamos que pasees y observes el trabajo de los maestros románicos. Las naves están cubiertas por bóvedas de crucería y el transepto, por una bóveda de cañón, ambas cubiertas típicas del románico.

En el frente de la iglesia, un increíble retablo del siglo XVI, de estilo gótico hispano-flamenco. Podrás ver escenas del martirio de Santa Juliana y de la vida de cristo, así como una imagen de la santa, sobre el lugar donde se encuentran sus restos.

Como broche final a tu visita a Santa Juliana, debes pasear por su increíble claustro. En él, no debes pasar por alto sus increíbles capiteles decorados. La iconografía que se muestra va desde animales fantásticos a formas geométricas y vegetales, pasando por temas bíblicos y profanos como Daniel en el foso de los leones, el bautismo de Cristo o un caballero luchando con un león. Los lados norte, sur y oeste son plenamente románicos, del siglo XII o inicios del XIII, pero el este, debido a una reforma del siglo XVI, es posterior.

Para acabar tu visita a Santa Juliana con un buen sabor de boca, te recomendamos que leas nuestro artículo Dónde comer en Santillana del Mar, y degustes alguno de los increíbles platos de la gastronomía cántabra. Si quieres completar tu visita y no dejarte nada de la villa, lee nuestro artículo Que ver en Santillana del Mar.

Horarios

La iglesia abre todos los días del año, salvo los lunes, en Navidad, Año Nuevos y el día de Reyes.

  • Invierno: de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 18:00
  • Verano: de 10:00 a 13:00 y de 16:00 a 19:00

Tarifas

  • General: 3€
  • Niños menores de 12 años: gratis

¿Dónde está Santa Juliana?

Compartir:

Anterior

Siguiente

error: Contenido protegido !!

Pin It en Pinterest