Catedral de Santander

CATEDRAL DE SANTANDER

Cantabria es uno de los lugares de la península que dejan a todo el que lo visita con la boca abierta. Una costa indescriptible, unos entornos naturales de ensueño y un patrimonio cultural de importancia mundial. Su capital es Santander, una increíble ciudad costera que emerge en el corazón de la bahía que lleva su nombre, considerada por la UNESCO como una de las más bellas del mundo. La ciudad se encuentra en la costa central de Cantabria y ofrece a todo el que la visita, una experiencia cultural única pero también unos parajes costeros y montañosos que te van a enamorar.

Uno de los monumentos que no te puedes perder en tu visita a Santander, es su iglesia principal. La catedral de la Asunción de Nuestra Señora en Santander fue originalmente un monasterio fundado en el siglo VIII por el rey Alfonso II de Asturias. Posteriormente en el XII pasará a ser la Abadía de los Cuerpos Santos y su abad será señor de la villa desde 1187.

Si quieres saber más sobre Santander, no dudes en consultar nuestra Guía Explora Playa, Santander Información Práctica

Ya en 1131, Alfonso VII eleva el rango de la iglesia a Colegiata y en 1754, con la creación de la diócesis de Santander, a catedral. El lugar sobre el que se asienta, en el Cerro Somorrostro, fue uno de los puntos donde se inició el asentamiento de la ciudad, ya que es uno de los lugares donde más restos romanos se han encontrado.

La abadía que posteriormente pasará a ser catedral es un conjunto histórico y monumental que fue construido en el siglo XII en los terrenos antes ocupados por el viejo monasterio. Estaba consagrada inicialmente a San Emeterio y San Caledonio y en ella venerarían los restos de estos mártires. Ya en la Edad Media, se crearía en torno a esta abadía la villa, que actualmente es Santander.

Su construcción se iniciaría en el siglo XII, pero no sería hasta comienzos del XIV cuando se acabaría. Está formada por dos partes: una inferior, conocida actualmente como Parroquia de Cristo o cripta, construida en el primer tercio del XIII, y una superior, que es la iglesia y el claustro, que se acabaría en el XIV. Ambas de estilo gótico

El monumento actual es resultado de la construcción inicial, pero también de diferentes reformas y remodelaciones sobre todo a causa de los desperfectos que sufre tras la explosión del barco Cabo Machichaco en 1893 y del incendio de Santander en 1941. Pero esa reconstrucción fue hecha siguiendo fielmente las formas y características del monumento original.

La parte inferior, conocida como Parroquia de Cristo o cripta, es un templo de planta basilical, sin transepto, de tres naves rematada con triple ábside poligonal en su cabecera. Al ser construida desde finales del XII, no es de un estilo gótico puro, ya que tiene todavía algunos elementos propios del románico.

Las increíbles pilastras en las que se apoyan las bóvedas que la cubren, a través de unos arcos, son también soporte de la estructura superior, de ahí que tengan un tamaño y una robustez mayor. En las columnas, ménsulas y las claves de las bóvedas de la cabecera se puede ver una decoración más elaborada que en los capiteles y claves de las naves. Hay desde cabezas humanas y animales, a personales bíblicos como San Pedro con su símbolo principal, la llave.

El acceso a la Cripta se hace a través de dos portadas con una decoración bastante simple, pero envueltas en unas arquivoltas increíbles, de arco ligeramente apuntado, apoyadas sobre columnas.

Bajo el suelo de esta parte de la iglesia, podrás ver restos del origen romano de la ciudad. En unas excavaciones realizadas a finales del siglo XIX, encontraron numerosos restos romanos y hoy puedes observarlas a través de su suelo acristalado.

Si quieres saber más sobre la historia de Santander, no dudes en visitar nuestro artículo Un paseo por la historia de Santander

La iglesia principal, la superior, tiene tres naves de igual ancho y largo, pero diferente altura, un crucero, sobre el que se eleva un cimborrio, y una cabecera con una nave que rodea la zona del altar o girola. Tanto el cimborrio como la girola fueron realizados en la reconstrucción del siglo XX. Los arcos que separan las naves, y sobre las que se apoyan las bóvedas de crucería que cubren las naves, son apuntados, típico del estilo gótico. La iglesia inicial sufrió, además de las reconstrucciones debidas a los daños sufridos en el XIX y XX, sufrió ampliaciones en el XVI y el XVII, con la construcción de capillas periféricas.

Si bien en la reconstrucción del edificio se siguió fielmente la forma del monumento original, el interior fue abrasado en el incendio de 1941, por lo que la mayoría de los retablos y las imágenes que podréis ver en vuestra visita proceden de otras iglesias o fueron realizados posteriormente. También en el caso de las decoraciones de ménsulas, capiteles, calves y frisos, algunos son copias de los originales desaparecidos y otros nuevos. Las vidrieras de los ventanales, elemento típico de los edificios góticos, son de nueva construcción.

Pero hay una serie de elementos que te invitamos a que busques en tu paseo por las naves de la Catedral de Santander:

  • Pila marmórea con inscripciones árabes, que según la tradición fue traída por los marineros cántabros que conquistaron Sevilla
  • Relicario del altar, de origen medieval
  • Fresco en la tribuna de la girola, autoría de José Cataluña, que representa la construcción inicial de la iglesia
  • Coro del Cabildo procedente del monasterio de San Jerónimo el Real en Madrid

El acceso principal al templo se hace a través de una portada con una decoración bastante austera, pero donde destacan los antiguos escudos reales de castillos y leones de España.

En la torre del campanario se encuentra el Centro de Interpretación de la Historia de la Ciudad, donde podrás conocer la historia de la Catedral de Santander, pero también de la ciudad. Además, está permitido subir a lo alto de la torre, desde donde podrás disfrutar de unas hermosas vistas a Santander. El Centro de Interpretación está centro del considerado como Anillo Cultural de Santander, por lo que te recomendamos que leas nuestro artículo de la Guía Explora Playa de Santander, para informarte de lo que ofrece el Anillo Cultural, así como de sus tarifas y horarios.

Finalmente, no puedes dejar de aprovechar tu visita para enamorarte del claustro de la catedral de Santander. Es de estilo gótico y se construyó en el siglo XIV. No tiene una gran decoración en sus arcos y columnillas, pero, aun así, es un espacio único y digno de pasear para conocer. Destacan en su recorrido dos capillas, una dedicada a San Pedro y otra a Santiago. En la primera de ellas, era donde se celebraban los concejos generales de la villa, y la segunda, fue mandada construir, ya en el siglo XIV, por la familia de los Escalante.

Horarios

La Catedral de Santander está abierta todos los días del año, pero hay que tener en cuenta que no permiten la visita durante la celebración de la misa.

  • De lunes a viernes de 10 a 13h y de 16,30 a 19h
  • Sábados de 10 a 13h y de 13,30 a 20h
  • Domingos y festivos de 10 a 13,30h y de 17 a 21h

El Centro de Interpretación de la Historia de la ciudad, situado en la Torre de la Catedral, tiene unos horarios concretos de visitas, para los que se necesita pedir una cita previa, ya que hay un aforo limitado. Se llevan a cabo todo el año, de martes por la tarde a domingo de por la mañana.

  • 10:30
  • 11:45
  • 16:45
  • 18:00

Tarifas

  • Catedral
    • Gratuita
  • Centro de Interpretación de la historia de la Ciudad
    • 3 €

¿Dónde está la Catedral de Santander?

Compartir:

Anterior

Siguiente

error: Contenido protegido !!

Pin It en Pinterest